Agencia de noticias

Este espacio alberga contenidos académicos digitales de impacto para la sociedad colombiana, orientado a públicos no especializados. ir a la presentación

Redes Sociales UAO

Facebook | Twitter | Google +
You tube | Flickr | Instagram

Recoger

Noticias |

El problema con los hombres agresores es que son ¡terriblemente normales! Reviewed by Momizat on . Esa es la propuesta de la socióloga, Doctora en Ciencias Sociales y docente de la Universidad Autónoma de Occidente, Elizabeth Gómez Etayo en su libro ‘Ni ángel Esa es la propuesta de la socióloga, Doctora en Ciencias Sociales y docente de la Universidad Autónoma de Occidente, Elizabeth Gómez Etayo en su libro ‘Ni ángel Rating: 0
Usted está aquí: Inicio » Educación » El problema con los hombres agresores es que son ¡terriblemente normales!
Tamaño texto:

El problema con los hombres agresores es que son ¡terriblemente normales!

El problema con los hombres agresores es que son ¡terriblemente normales!

Esa es la propuesta de la socióloga, Doctora en Ciencias Sociales y docente de la Universidad Autónoma de Occidente, Elizabeth Gómez Etayo en su libro ‘Ni ángeles ni demonios, hombres comunes: Narrativas sobre masculinidades y violencia de género’.

Una obra para entender por qué los hombres agresores, contrario a lo que todo el mundo cree, son personas comunes y corrientes. Para la autora decir ‘hombre violento’ genera un imaginario de alguien rudo, fuerte, musculoso, bravo; en fin, alguien ‘violento’ y no un ‘hombre común y corriente. Como los seis hombres que hicieron parte de la investigación de la tesis de doctorado de Ciencias Sociales con énfasis en estudios de género de la Universidad Estatal de Campinas de Brasil. Éstos, físicamente no cumplen con lo que la sociedad ve como un ‘hombre violento’: algunos eran de baja  estatura, delgados y sus profesiones diversas como sus historias, un expolicía, un constructor y un Doctor en Ciencias Sociales hacen parte de la reflexión sobre los eventos violentos con sus parejas, pero para la autora era muy importante, saber quiénes eran.

DSC_8377Para entender este planteamiento, la docente de la Autónoma de Occidente y  autora del libro ‘Ni ángeles ni demonios, hombres comunes’, investigó durante cinco años a hombres agresores y a hombres que se consideran feministas, y de las historias revisadas se puede concluir que un hombre agresor  es un hombre común, producto de una cultura que se debe transformar.  La investigadora Gómez plantea: “la gente en Colombia dice que el machismo es cultural, como si estuvieran diciendo eso es natural y es exactamente todo lo contrario. Cuando algo es cultural quiere decir que se construyó, que se educó, que se crió, que se creó…por tanto se puede transformar. Pero de tanto repetirlo, tiende a creerse que es natural. Tenemos que apostarle a una nueva educación y a una nueva cultura, para que algún día haya respeto entre los géneros.’

DSC_8383En el capítulo, ‘Escenas de violencia masculina bajo la perspectiva de los agresores’, la docente Gómez Etayo muestra algunos apartes de escena violentas descritas por los hombres agresores entrevistados. Una de esas historias es la de Juan, un profesor universitario de Artes Plásticas, quien en su primera relación se trasladó de Cali a otra ciudad donde comenzó a salir con otra mujer. Su pareja tiempo después se traslada a vivir con él y al darse cuenta que su pareja salía con otra mujer, se enojó y lo golpeó en la cintura con un palo. Juan agarró otro palo y la golpeó también. Al día siguiente al ver la marca que dejó la pelea en sus cinturas, la pareja lo tomó jocosamente, diciendo que ‘parecían siameses’.

De esta forma, Nos vamos a encontrar seis narrativas de hombres agresores que reconstruyeron sus historias y también nos vamos a encontrar con seis narrativas de hombres feministas que participan en fundaciones y entidades no gubernamentales por el fin de la violencia contra las mujeres. Estos últimos dicen que con los agresores tiene que haber educación porque si realmente nos interesa trasformar de base la violencia de género no se va a resolver castigándolos. Obviamente hay que castigar de acuerdo con la pena impuesta por la justicia que tenemos. Pero la cotidianidad está llena de muchas pequeñas violencias que no se resuelven con el castigo sino que se resuelven con la educación; por la vía cultural. Los feministas dicen: trabajemos con esos agresores, eduquémoslos, re-edúquemoslos, hablemos con ellos…que ellos saquen toda esa rabia, todos esos miedos que están por dentro y realmente transformemos esa violencia contra las mujeres’ y yo estoy de acuerdo con esa postura, explica la socióloga Gómez Etayo.

DSC_8347El libro fue lanzado a finales de agosto en el salón Lile de la Universidad Autónoma de Occidente y se puede adquirir en la oficina del Programa Editorial en el Campus Valle Lili.

Sobre la autora   

Elizabeth Gómez Etayo es Socióloga y Magíster en Sociología de la Universidad del Valle, y Doctora en Ciencias Sociales de la Universidad Estatal de Campinas, Brasil. Actualmente es profesora e investigadora de la facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Occidente y ha dedicado su trayectoria académica a los estudios de mujeres, jóvenes, género y cultura. Pertenece al grupo de investigación Conflictos y Organizaciones, reconocido por Colciencias y también es par evaluadora de esta entidad.  Es autora de diversos artículos en revistas académicas, columnas de opinión para periódicos regionales y ponencias en eventos nacionales e internacionales.

  

Informes

Universidad Autónoma de Occidente, Comunicaciones: ext. 11185

Elizabeth Gómez Etayo: ext. 11412

egomez@uao.edu.co  

Universidad Autónoma de Occidente - COPYRIGHT ©. All rights reserved. Cali - Colombia 2015

Scroll to top